lunes, 8 de mayo de 2017

¿No te das cuenta, idiota?

Este escritor es el único best seller de papel higiénico del mundo. Su único mérito.
En las bibliotecas sus libros y sus artículos deberían estar en los cagaderos, enrollados cual papiro de doble hoja para que la mierda que escribe quede oculta primero por los restos de las heces de cualquiera y luego se pierda por el retrete, para jamás volver. Seguro que a algún potencial defecador le daría asco acercar el papel de este escorbuto de la especie humana a su ojete —algo más que comprensible—, pero hagamos de tripas corazón y demos un uso lógico a ese papel, si quieren desde un enfoque sostenible.
Convertir las páginas en las que estampa su pesada escritura en papel del culo supondría una metáfora casi poética de la utilidad real de los textos de un pánfilo altivo, rémora de cualquier avance, idiota de los pies a la cabeza e iluminado por el oscurantismo que tanto critica salvo al poner la mano para cobrar el cheque. Una presunta persona que caga por la boca y la pluma. Pajillero pseudointelectual que aboga por la ética con una máscara racionalista, desde la desfachatez del monaguillo, culo en pompa, palio en mano... Un listillo de baba que de tanto criticar el cainismo no se ha percatado de lo vil de su propia expresión y existencia "neutral, equidistante y sobria", del mercenario que le poseyó allá por los Balcanes, de la subnormalidad que guía su gesto, su pronunciación, su timbre, su léxico y su sintaxis.
Si bien es cierto que de gloria se cubre él solo, debemos ayudarle en esa tarea que con tanta insistencia y tesón lleva a cabo cada día, nada más verse en el espejo, justo después de inflar su ego... de mierda y con mierda. ¿No te das cuenta de lo idiota que eres, idiota?

1 comentario: